¿Guerra Fría? En el quinto espacio de batalla.
gon.jpg

La tensión que se vive en la región de Crimea pudiera escalar a un conflicto internacional que tenga carácter de guerra fría de nueva cuenta, solo que ahora los actores intervinientes estarán formados por bloques con mayor capacidad económica, operativa y de infraestructura bélica.

 

Los tres actores mayormente visibles, Estados Unidos, China y Rusia han dado a conocer sus posturas respecto de los demás, aunque ahora el campo de batalla al parecer no es fundamentalmente, por el momento, la ocupación territorial; sino en el ciberespacio, donde los aspectos de mayor preocupación ha sido por los derechos de propiedad intelectual y el espionaje industrial, pero también muestra la atención intensificada a los retos que la competencia de Estado a Estado en el dominio cibernético.

 

La denuncia de los Estados Unidos a los oficiales del Ejército de Liberación Popular de China de forma oficial y pública ante el presunto acto de espionaje  ha dado el banderazo  al enfrentamiento político, económico, social, militar e informativo, los cuales son los requisitos indispensables para poder denominarlos una “guerra fría”, término que fue popularizado por el columnista Walter Lippmann con la edición en 1947 de un libro titulado ColdWar.

 

La cuestión es mucho más profunda: la gestión de las relaciones internacionales en el ciberespacio entre soberanías ha creado una gran desconfianza que debilita las relaciones multilaterales y el cooperativismo, condiciones mínimas para hacer frente a las amenazas de carácter global. La discusión en el plano internacional, sobre todo de los países con mayor grado de desarrollo, ya equipara las acciones en el ciberespacio como posibles armas de destrucción masiva, a la par de las armas nucleares, biológicas y químicas. Existen preocupaciones de que los actores hostiles podrían utilizar el ciberespacio para sabotear y dañar las infraestructuras críticas en las redes de energía, bases de datos económicos y de sus ciudadanos, desencadenar equipos industriales para operar fuera de sus parámetros de manera catastrófica; o incluso provocar explosiones o un colapso en las centrales eléctricas convencionales y nucleares.

 

Así pues en la era de la información, el ciberespacio en plena globalización es un territorio ingobernado, pues los territorios más comunes donde se difunde el poder como las rutas marítimas, aéreas, terrestres y espaciales están muy marcados los liderazgos y capacidades de los corporativos y las flotillas militares – navales. Por lo que piratas cibernéticos, hacker, actores estatales y no estatales buscan adueñarse del ciberespacio, atentando contra las infraestructuras críticas de los Estados – Nación, no obstante a una invasión a la privacidad de los ciudadanos de cualquier latitud hemisférica con el pretexto del “sospechosismo”, el reto es la regulación internacional con protocolos y parámetros de actuación específicos en los sectores económicos, defensa y seguridad, y que por supuesto no limiten el acceso a la información pública y la libertad de expresión.
 

 

 

 

 

 

 

Alejandro Góngora

 

Contacto

Facebook: Alejandro Góngora

Twitter: @jagongoram

[

 

 

Columnistas

Alertan sobre el incremento de sobrepeso e hipertensión en los jóvenes

CÁMBIA-TE está pensado especialmente en personas que, anteriormente, han intentado alcanzar su peso ideal y no lo han logrado o han sufrido el "rebote", por lo que Reyes Arriaga se enfoca en encontrar la raíz del problema. 
Timeline
Timeline
karcher.jpg