Marcos A. Santoyo Bernal

san_cue.jpg

 

México, un país de leyes y reglamentos…

 

En nuestro país contamos con un estado de derecho, es decir, tenemos leyes y reglamentos que cumplir, los mexicanos no podemos hacer lo que nos venga en gana, tenemos que respetar las normas que nos rigen, de no hacerlo la autoridad competente tendrá que imponer las sanciones correspondientes. Como se sabe, una sociedad requiere de reglas jurídicas que regulen el actuar de todos, para que se pueda vivir en paz y armonía, de otra manera se tendría una sociedad atomizada y con una anarquía que nadie podría controlar.

 

Nuestra Constitución Política Federal establece los derechos y obligaciones de los mexicanos en lo general, los reglamentos van rigiendo más específicamente el actuar de cada uno de los habitantes de esta nación. Es obligación del mexicano acatar las disposiciones establecidas en la normatividad, y es responsabilidad de la autoridad hacer que se cumplan a cabalidad cada una de ellas.

 

La norma se debe de aplicar por parejo, no debe de existir distingo para hacerla valer, cuando las leyes y reglamentos se aplican sólo en algunos casos, la autoridad deja a un lado la responsabilidad que tiene ante la ciudadanía. Ante este escenario, las personas actúan de una forma inadecuada sabiendo que no pasará nada, sobre todo, cuando saben que si son cientos o miles las personas que intervienen en un acto ilícito no habrá autoridad que los moleste, en cambio, si es uno o pocos los que llevan a cabo estas acciones negativas si se les aplica todo el peso de la ley.

 

Como ya se observó, la Constitución Federal, las Constituciones Locales, las diversas leyes que tenemos tanto federales como locales, y todos los reglamentos que existen, le dan rumbo a la sociedad mexicana. Ante esto, es menester cumplir y hacer cumplir éstas y éstos, para que de esta manera, se continúe con el estado de derecho que tenemos, el cual otorga tranquilidad y armonía a nuestra sociedad en todos los ámbitos.

 

Cuando un individuo o un grupo de personas no acatan las normas establecidas por la autoridad, se les debe de imponer la sanción respectiva para imponer el orden y respeto, tanto para la autoridad como para el resto de los ciudadanos. Es decir, cuando alguien está perturbando el orden público, y además le falta el respeto a los cuerpos policiacos, éstos deben de someterlo y ponerlo a disposición de la autoridad competente para que ésta deslinde responsabilidades.

 

Hace poco sucedió un hecho en el municipio de Zapopan Jalisco, un joven convocó a través de redes sociales a una fiesta de cumpleaños en su casa, la denominó “la fiesta de los cuatro mil”, según datos de la policía de ese municipio acudieron a dicha reunión social alrededor de cuatrocientos jóvenes, como se puede imaginar en una casa no cabría esa cantidad de personas, por lo que se acudió a cerrar la calle para realizar su convivio. Ante estos hechos, los vecinos molestos realizaron las denuncias ante la autoridad correspondiente, la cual por cierto, testimonios de los vecinos molestos, la policía atendió los reclamos y llegó de manera casi inmediata, siendo recibidos por algunos jóvenes con violencia.

 

Ante esto, cabe señalar que el Reglamento de Policía y Buen Gobierno del Municipio de Zapopan, tiene como objeto salvaguardar la integridad y derechos de las personas, así como preservar las libertades, el orden y la paz pública y procurar una convivencia armónica entre sus habitantes. Este mismo ordenamiento establece las faltas a las libertades, al orden y a la paz pública, entre otras menciona las siguientes: proferir palabras altisonantes en lugares públicos o privados causando malestar a terceros, molestar verbal o físicamente a las personas o generar daños a sus bienes, causar escándalos que molesten a los vecinos, en lugares públicos o privados; impedir u obstaculizar sin tener derecho a ello, por cualquier medio el libre tránsito de personas o vehículos en vialidades o en sitios públicos,  provocar disturbios que alteren la tranquilidad de las personas; ingerir bebidas embriagantes en la vía o lugares públicos a excepción de los días y lugares autorizados por el Ayuntamiento o por el Presidente Municipal, tratándose de fiestas patronales, cívicas o ferias, consumir estupefacientes, psicotrópicos o inhalar sustancias tóxicas en la vía o lugares públicos, reñir en lugares públicos o privados, realizar prácticas musicales, operando el sonido fuera de los decibeles permitidos y que se cause molestia a los vecinos y estos se quejen ante la autoridad municipal.

 

Estas faltas conllevan una sanción y se debe de aplicar a quien o quienes las incumplan, para ello se debe de llevar a cabo la investigación correspondiente para castigar al o los infractores, la sociedad debe de apoyar la intervención de la policía para que se viva en paz y armonía, si juzgan a la ligera a los cuerpos policiacos, éstos dejarán de intervenir en este tipo de escándalos, y los que lamentarán esto serán las personas que quieren vivir en paz y con tranquilidad. O como diría mi abuela, la ley y los reglamentos se hicieron para cumplirse, de no hacerlo, se estaría provocando una anarquía social que la mayoría no desea ¿No lo creen?

 

 

 

 

Marcos Antonio Santoyo Bernal

 

 

Columnistas

Alertan sobre el incremento de sobrepeso e hipertensión en los jóvenes

CÁMBIA-TE está pensado especialmente en personas que, anteriormente, han intentado alcanzar su peso ideal y no lo han logrado o han sufrido el "rebote", por lo que Reyes Arriaga se enfoca en encontrar la raíz del problema. 
Timeline
Timeline
karcher.jpg